lunes, 28 de marzo de 2011

Un simple payaso


Es el momento, deja tus penas pasar,
no las dejes entrar, cierra la puerta,
alza la vista, ahora te debes disfrazar,
olvida tus males, deja la mente abierta.


Esconde tus miedos, usa un buen maquillaje,
tapa tus sentimientos bajo el colorido pelaje,
al escenario habrás de salir, demuestra tu valía,
que nadie quede indiferente, reparte alegría.




Colócate tu nariz, dibújate una sonrisa y sal a escena,
prepárate porque está a punto de empezar la función,
como por arte de magia apareces y desaparece la pena,
el público ríe y sientes haber cumplido con tu misión.




Ríen tus gracias, tus chistes y caídas, para eso pagan,
se emocionan con el tartazo que recibes en tu cara,
es desternillante y tu desgracia para reírse anhelan,
delgada es la línea que a tus dos realidades separa.


Eres un simple bufón, una marioneta, un payaso,
al resto ¿Qué le importa, si aquí sólo estás de paso?
pero eres feliz regalando sonrisas a todo el mundo,
guardadas en ti para ellos salen de lo más profundo.


El telón se cierra y con él la función termina,
vuelves a ser tú, un hombre que sólo camina,
el fin del día es delatado por un bello ocaso,
y ríes feliz de ser un bufón, un simple payaso.




**Elfen**

2 comentarios:

  1. Colócate tu nariz, dibújate una sonrisa y sal a escena. Sin matices, me gusta .

    ResponderEliminar